Japón, Sin categoría

Nara, el paraíso de los ciervos

Aunque Kioto tiene mil y un rincones por ver y recorrer, es cierto que es un punto estratégico ideal desde el que hacer algunas excursiones de un día.

Con el JapanRail Pass, hacerlo es mucho más fácil y económico, pues ya no tendréis que pagar el transporte.

En este post os traigo una idea de lo que es estar en Nara en un día.

Qué ver y hacer en Nara

Nara es uno de los favoritos e imprescindibles de todx viajerx cuando llega a Japón. A pesar de esto, no sientes ese agobio de zona turística, porque al ser enorme, la gente se distribuye por todas partes y nada es bullicio.

Se encuenta en la prefacturande Kansai. Fue su antigua capital, pero su actual reclamo es la esencia tradicional que aún conserva y esas cositas que la hacen un lugar único:

– Dar de comer a los ciervos:

Nara es conocida por la cantidad de ciervos que viven en ella. Por esto mismo, una de las cosas más típicas que se suelen hacer allí, es darles de comer. Si os atrevéis a hacerlo, no les deis cualquier cosa, sino sembei.

Pero debéis ir con mucho cuidado y ser muuuuy respetuosos. Según cuenta la leyenda, un Dios hizo un paseo a lomos de un ciervo blanco hasta el monte Mikasa y desde entonces estos animales están protegidos y co nsiderados sagrados. Y es por esto, que los ciervos sika se consideran como mensajeros de los dioses según la religión sintoista, de ahí su protección.

– Templo Todaiji:

Este templo es conocido por la estatua del Gran Buda que aguarda dentro y la gran puerta Nandai-mon.

Una curiosidad es que uno de los pilares que sostiene este edificio tiene un agujero en su base que, dicen, es del mismo tamaño que los orificios nasales del Buda. Si podéis pasar seréis bendecidos, aunque suerte si pasáis por ese hueco, nosotros ni lo intentamos pero muchos niños y niñas si lo hacían.

La entrada cuesta 500¥ por persona.

– Santuario Kasuga-Taisha:

Este santuario debe su fama a la cantidad de farolillos de bronce y piedra que están por todo el recinto. Es otra de ls maravillas y de la magia de Nara. Se siente una paz indescriptible. Solo se entiende una vez estás allí.

La entrada también cuesta 500¥.

– Pasear por el parque de Nara y los jardines tradicionales Isuien:

Merece mucho la pena dedicarle un tiempo a pasear tranquilamente y disfrutando de la paz de ambos lugares.

– Pagoda del Templo Kofukuji y Templo Horyuji:

Se trata del templo de madera más antiguo del mundo, famoso por su pagoda de cinco pisos (de casi 33 metros de alto).

– Naramachi:

Es el antiguo distrito comercial de Nara, donde poder comprar un migawari-zaru (mono colgado), algo típico en las casas de esta zona. También tenéis un museo de historia gratuito.

Anuncios

3 comentarios en “Nara, el paraíso de los ciervos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s